Calar Alto establece criterios para reconocer los sistemas de alumbrado respetuosos con el cielo nocturno

ImgCalarCL cut

El Observatorio establece criterios para reconocer los sistemas de alumbrado respetuosos con el cielo nocturno.

• La protección del cielo nocturno como patrimonio cultural, científico, industrial y turístico requiere que los sistemas de alumbrado en el entorno del Observatorio de Calar Alto se diseñen con criterios ambientales de sostenibilidad.

• Los desarrollos recientes en tecnologías de iluminación, en especial la revolución LED, conducen a la renovación de infraestructuras de alumbrado: los criterios de Calar Alto de iluminación sostenible permiten identificar las actuaciones respetuosas con el cielo nocturno, así como distinguirlas de las que no lo son.

Calar Alto, marzo de 2021

La sierra de los Filabres disfruta de los cielos con mejor calidad natural de Europa. La limpieza del aire de Almería actúa como motor en distintos campos, como la industria turística tradicional de sol y playa, o la investigación y desarrollo en tecnologías de energía solar. De noche, este mismo recurso explica que esta zona cuente con los mejores emplazamientos para el estudio del universo y justifica la existencia de infraestructuras de primer nivel internacional como el Observatorio de Calar Alto, con todo su potencial para la generación de cultura, conocimiento, actividad empresarial de base tecnológica y desarrollo turístico sostenible.

Sin embargo, la calidad natural del cielo nocturno es más frágil que la diurna porque puede verse perjudicada por instalaciones de alumbrado inadecuadas. Que la sierra de los Filabres y su entorno continúen siendo un referente astronómico a nivel mundial, con todas las ventajas aparejadas, depende del diseño de sistemas de alumbrado sostenibles en la zona de influencia del Observatorio de Calar Alto.

Con el fin de identificar, y reconocer públicamente, las reformas de alumbrado sostenibles, Calar Alto establece una serie de criterios. Se trata de ocho reglas sencillas, orientadas a los equipos técnicos responsables del diseño de las instalaciones, que abordan los aspectos fundamentales del problema.

Destaca el interés por revertir la tendencia a sobreiluminar. Durante las últimas décadas se ha impuesto una corriente que ha favorecido instalaciones de alumbrado con intensidades claramente excesivas, e invertir esta inercia, manteniendo sistemas funcionales y de calidad, resulta muy importante.

También se presta atención a no emitir luz directamente hacia el cielo: los puntos de luz deben iluminar el suelo y, en concreto, el área objeto del proyecto, evitando la intrusión lumínica en viviendas, fincas u otras zonas del entorno.

Es de la máxima importancia frenar la tendencia a utilizar luz blanca, con gran componente de luz azul, porque resulta la más perjudicial para el cielo nocturno, aparte de ser la más agresiva para el medio natural o, incluso, para la salud de las personas. Por eso los criterios de Calar Alto establecen el fomento de la luz dorada, tradicional en nuestro entorno, perfectamente funcional y mucho más respetuosa con el medio que la luz muy blanca traída por modas recientes.

El cumplimiento de estas reglas permitirá el reconocimiento, por parte de Calar Alto, de las instalaciones de alumbrado como respetuosas con el cielo nocturno. La preservación del cielo como parte del patrimonio natural, con sus ventajas asociadas, contribuirá al desarrollo cultural, científico-técnico y económico del entorno del Observatorio.

Desde aquí puede consultar el documento elaborado de Criterios de buenas prácticas.